viernes, 18 de octubre de 2019

Deporte y sostenibilidad


Aunque nos lo tomemos como ocio, el deporte no deja de ser un negocio y, por tanto, muchas empresas están metidas en ese mundo. Los estadios, las empresas de telecomunicaciones o la gente en un gimnasio, el deporte conlleva un gran gasto energético a lo largo del año. Pero no sólo hablamos de luz o gas, también se produce un gran gasto en materiales, comida, ropa… Y todo esto conlleva, cómo no, contaminación.

Deporte y sostenibilidad 

Consejo Superior de Deporte

En España, es el CSD el encargado de la colaboración con el medio ambiente y la defensa de la naturaleza junto con otros organismos públicos competentes y especialmente con las Federaciones deportivas más relacionadas. A raíz de ello se han ido generando en España destacadas iniciativas, y distintas instituciones deportivas se han sumado a la necesidad de incorporar criterios ambientales tanto en la gestión de sus organizaciones e instalaciones como en la organización de acontecimientos deportivos.

El deporte sostenible

A raíz de todo esto, se creó la Estrategia Nacional sobre Deporte y Sostenibilidad, en el año 2007. Entre los contenidos y líneas de acción que se determinan en esta Estrategia se encontraba la necesidad de que los principales agentes relacionados directa o indirectamente con el deporte, adquirieran un compromiso e implicación con el desarrollo sostenible.

Este compromiso se establece y se materializa a través de la Carta Verde del Deporte Español, que contiene los valores y principios básicos que deberán contemplar las organizaciones y entidades que lo suscriban para orientar sus futuras políticas y prácticas deportivas, en materia de sostenibilidad. Con esta Carta Verde se pone énfasis en una serie de acciones:

     Se fomenta el ahorro y uso eficiente del agua.
     Se pondrán en marcha técnicas y sistemas que disminuyan el consumo de electricidad y se pondrá énfasis en el uso de energía limpia y renovable.
     Se fomentará la disminución en la generación de residuos, el uso de técnicas de reciclaje, así como la reutilización.
     Se promoverán todo tipo de acciones destinadas a terminar con la contaminación acústica.
     Se disminuirá la ocupación de terreno y su afección al paisaje, restaurando las zonas afectadas por la práctica del deporte.
     Se fomentará el uso de suministros y empresas que también promuevan la sostenibilidad y la defensa del medio ambiente, así como el Comercio Justo.
     Compromiso a la hora de preservar el patrimonio arqueológico, histórico y cultural, manifestado en cualquiera de sus componentes.
     Se luchará contra la violencia en las manifestaciones deportivas, demostrando su compromiso en la construcción de sociedades más pacíficas, tolerantes y, en definitiva, más justas y democráticas.
     Se incentivarán los procesos de ayuda a la cooperación al desarrollo fomentando la inclusión y cohesión de todos los sectores sociales con especial atención a discapacitados, inmigrantes y tercera edad, fomentando asimismo las políticas y prácticas de igualdad de género.

0 comentarios:

Publicar un comentario