domingo, 6 de octubre de 2019

Consumo en un estadio de fútbol


Si la factura de la luz de una vivienda varía en función del tamaño de la misma, imagínate lo que puede gastar un estadio de fútbol. Luces, cámaras y una gran variedad de aparatos electrónicos conectados a la vez hacen que no sólo el gasto de éstos, sino la potencia necesaria para que funcionen a la vez, hacen que el gasto eléctrico se eleve hasta cifras astronómicas.

Consumo en un estadio de fútbol

Copa Mundial de Fútbol

La FIFA toma numerosas medidas para que los estadios de la FIFA World Cup funcionen a la perfección, con suficiente energía para que todas las cámaras, marcadores, pantallas publicitarias, altavoces y luces permanezcan encendidas antes, durante y después del partido.

Uno de los aspectos más relevantes en este sentido es que el máximo organismo del fútbol mundial obliga a los estadios profesionales a usar un tipo de halógenos que llegan a consumir hasta un setenta por ciento más que la iluminación LED. Por esto se puede estimar que un estadio de esta competición puede consumir hasta 25.000 kWh durante un partido de 90 minutos. La energía empleada en esa hora y media podría mantener a una docena de hogares durante todo un año.

El consumo de energía en los estadios cambia según la fecha y el lugar. La FIFA es muy exigente cuando se trata de iluminar el terreno de juego de manera uniforme, lo que incrementa el consumo de energía. A ello se suman los marcadores y las pantallas publicitarias, que juntos representan casi el 40% del uso total de energía durante un juego.

Además, las cocinas y los servicios de catering que calientan alimentos y mantiene las bebidas refrigeradas para unas 80.000 personas, pueden fácilmente emplear más del 20% del consumo total de luz del estadio.

Retransmitir el partido en directo requiere de diversos elementos eléctricos, como potentes transmisores satelitales o innumerables cámaras HD y ordenadores. Todo ello representa, en conjunto, en torno al 11% de todo el uso de energía.

Consumo eléctrico al ver el partido en casa

Mientras que el consumo de energía en el estadio puede parecer inabarcable e incomparable al generado por los usuarios que deciden verlo en casa, esta opción también genera un gasto importante de energía, sobre todo si se valora de forma conjunta en lugar de individual.

Un grupo de cinco aficionados al fútbol que disfruten de un partido de fútbol en la vivienda particular de alguno de ellos conlleva un consumo inicial de más de 6kWh solo por mantener la casa fresca, tener el televisor encendido, hacer funcionar la nevera con mayor intensidad como consecuencia de haberla llenado de bebidas y comida o poner música de ambiente. Este consumo adicional deberá sumarse al consumo mensual del suministro.

Imagínate la cantidad de partidos que se ven al año a lo largo del mundo y verás la cantidad de energía eléctrica que puede conllevar el mundo del fútbol.

Pese a que pueda parecer lo contrario, un aficionado que acude al estadio es hasta un 35% más eficiente que uno que opte disfrutar del partido desde el sofá de su casa.

0 comentarios:

Publicar un comentario